«Nuestro hijo nacerá en un par de meses, pero no tenemos espacio suficiente para una habitación exclusiva de bebé. ¿Cómo podemos crear un espacio especial para el, sin mudarnos a una casa más grande?»

El deseo de crear un hogar es muy intenso cuando esperás la llegada de un nuevo bebé, pero no tenés que mudarte a una casa más grande ni decorar una habitación entera para crear un lugar especial para el.

De hecho, según un estudio de AkzoNobel, más del 17% de los padres primerizos transforman una esquina de su propio dormitorio en una habitación de bebé si no tienen mucho espacio, mientras que uno de cada 10 padres que ya tiene hijos los hacen compartir habitación.

¿Necesitás ayuda? Estos inteligentes consejos de decoración te ayudarán a crear un espacio acogedor para el bebé:

Rayas horizontales atrevidas de diversas tonalidades de verde son una opción atemporal y funcionan tanto para niños como para niñas de todas las edades.

Compartir con hermanos

Si tu bebé va a compartir la habitación con un hermano mayor, divertite y usá colores y patrones diferentes para lograr un estilo atemporal que ambos lleguen a apreciar.

Rayas horizontales atrevidas de diversas tonalidades de verde funcionan tanto para niños como para niñas de todas las edades, mientras que las llamativas rayas de varios colores son una opción fantástica para hermanos ligeramente mayores.

Por otra parte, podés crear zonas de sueño claramente definidas con diferentes patrones o colores en cada parte de la habitación. Unos pocos puntos de color pastel añaden interés a la zona del bebé sin sobrestimularlo, mientras que los colores brillantes son perfectos para niños un poco mayores.

¿Qué colores?

Agua Persa,Orégano,Boda Real

Cuando hayas hecho espacio para la cuna, elegí colores complementarios que ayuden a diferenciar la zona del bebé del resto del dormitorio.

Pintá una esquina acogedora como habitación del bebé

Si vivís en un apartamento de una habitación, una esquina como habitación del bebé es una buena forma de utilizar los rincones sin usar y proporcionar un espacio de sueño acogedor para tu bebé.

En primer lugar, limpiá tu dormitorio de todo lo que sobra para poder hacer una evaluación precisa de lo que tenés que hacer. ¿Podés colocar la cama contra una pared? ¿Podés sustituir los muebles de suelo por estantes en la pared?

Cuando hayas hecho espacio para la cuna, elegí colores complementarios que ayuden a diferenciar la zona del bebé del resto del dormitorio.

Un buen truco es usar una tonalidad cálida neutra, como avena, para el dormitorio de los adultos y un color complementario brillante en la pared donde está la cuna. La lavanda es una tonalidad versátil que le dará calma a tu bebé, además de añadir un toque sofisticado al diseño.

Para unificar el estilo, pintá los estantes de la pared del mismo tono que la pared en la zona del bebé.

¿Qué colores?

Vainilla Almendrada

Para darle un toque unificado, pintá los estantes y armarios a juego con el color de la esquina acogedora del pequeño. Elegí una pintura lavable y resistente, si es posible, que permita limpiar las manchas inesperadas con poco trabajo.

Almacená con inteligencia

Al tener el espacio limitado, tendrás que aprovechar todos los rincones de tu hogar para no comprar muebles nuevos.

En vez de un cambiador, pensá en convertir un armario o cómoda en un lugar de cuidado del bebé. O colocá una manta acolchada sobre una cajonera para que ejerza una doble función, de cambiador y de almacenamiento.

Para darle un toque unificado, pintá los estantes y armarios a juego con el color de la esquina acogedora del pequeño. Elegí una pintura lavable y resistente, si es posible, que permita limpiar las manchas inesperadas con poco trabajo.

¿Qué colores?

Zanahoria,Casa del Árbol

Consejo especial

Si no sabés qué colores elegir, descargá la aplicación Inca Visualizer en tu teléfono inteligente o iPhone para ver una foto instantánea del aspecto que tendrá la habitación una vez decorada.

Simplemente enfocá la aplicación a la pared que quieras pintar, elegí un color de la paleta de Inca, tocá la pantalla y ¡voilá!