«Nos encantaría crear una habitación especial para nuestro bebé, pero tenemos un presupuesto muy limitado en este momento. ¿Cómo podríamos crear un espacio acogedor para el bebé sin gastar mucho dinero?»

Decorar la habitación del bebé sin gastar un dineral es una de las principales preocupaciones de casi el 40% de los padres primerizos, según nuestras investigaciones.

Pero con un poco de planificación, es posible crear la habitación para bebé de tus sueños. Solo necesitás una mano de pintura, alguna compra inteligente de segunda mano y mucha imaginación.

¿Querés saber cómo se hace? No te pierdas estos siete sabios consejos para crear una hermosa habitación de bebé sin salirse del presupuesto.

Con un poquito de color podés llegar muy lejos, y la pintura es, seguro, la forma más sencilla, rápida y asequible de transformar cualquier habitación.

1. Si solo podés hacer una cosa, ¡pintá las paredes!

Con un poquito de color podés llegar muy lejos, y la pintura es, seguro, la forma más sencilla, rápida y barata de transformar la habitación del bebé.

Si empezás con paredes blancas, iluminá la habitación con una pared destacada de un tono vibrante, como limón o lima, o dale un toque sofisticado con un versátil gris o lila. Todo sirve. Y con colores osados en las paredes no necesitarás demasiados accesorios, así que podés ahorrar bastante.

¿Qué colores?

Rouge Rojo,Hierbabuena Mejicana,Azul Noble

Los destellos de color en lugares inesperados, como dentro de un armario o en estantes, son una forma perfecta de darle a la habitación del bebé un toque elegante sin salirse del presupuesto.

2. Atención al detalle

Los destellos de color en lugares inesperados, como dentro de un armario o en estantes, son una forma perfecta de darle a la habitación del bebé un toque elegante sin salirse del presupuesto.

Elegí un color brillante para darle un toque de color intenso y unificá su aspecto con accesorios a juego.

¿Qué colores?

Rosa Neón,Jazz de Bongo

Una mano fresca de pintura con un tono alegre, como rosado o verde lima, le darán a un viejo mueble un aliento de vida.

3. Dales a los objetos de segunda mano un aspecto renovado

No todo en la habitación del bebé tiene que ser nuevo. En vez de comprar una cuna, cómoda o mecedora nuevas, podés ajustar el presupuesto yendo a un remate o a una tienda de objetos de segunda mano en busca de buenas ofertas.

Y no te preocupes si tienen aspecto de usados. Una mano fresca de pintura con un tono alegre, como amarillo soleado, rosado o verde lima, le darán a un viejo mueble un aliento de vida.

¿Qué colores?

Brisa de Primavera,Bahía de Coral,Arboleda

No hay nada que añada más personalidad a una habitación que una obra de arte, especialmente si es un original.

strong>4. Personalizá las paredes

No hay nada que añada más personalidad a una habitación que una obra de arte, especialmente si es un original.

Para no complicar demasiado el proyecto, ¿por qué no colocar una cabecera pintada en un extremo de la cuna del bebé? Las muestras de pintura son perfectas para pintar piezas pequeñas como estas.

¿Qué colores?

Champignon,Lirio

A veces un pequeño acento, como un stencil de nubes en la pared por aquí o por allá, es lo único que necesitás para crear un espacio llamativo.

5. Centrate en un divertido detalle

A veces un pequeño acento, como un stencil de nubes en la pared por aquí o por allá, es lo único que necesitás para crear un espacio llamativo.

Pero si comenzás con paredes blancas, ¿por qué no destacar los brillos y pintar la cuna o cómoda de rosa oscuro o azul eléctrico?

¿Qué colores?

Licor de Maní

Explorá los comercios locales en busca de tiradores de cerámica que no cuesten un ojo de la cara y complementen los colores de tus paredes.

6. Sustituí piezas

Ya sea porque has comprado una cómoda nueva o porque la has heredado, sustituir los tiradores y manijas es una forma sencilla y asequible de personalizar la habitación del bebé.

Explorá los comercios locales en busca de tiradores de cerámica que no cuesten un ojo de la cara y complementen los colores de tus paredes.

Elegí almohadones y mantas que complementen el color de las paredes y creá un estilo de diseñador mezclando diferentes texturas, como tejidos de puntos gruesos, terciopelos esponjosos o suaves algodones.

7. Colocá accesorios

Una mano de pintura es la forma más sencilla de transformar una habitación aburrida en una habitación de bebé maravillosa, pero tendrás que darle unos cuantos toques finales.

Elegí almohadones y mantas que complementen el color de las paredes y creá un estilo de diseñador mezclando diferentes texturas, como tejidos de puntos gruesos, terciopelos esponjosos o suaves algodones.

¿Qué colores?

Telaraña

Consejo especial

Verté la pintura que te sobre en jarras limpias y pequeñas y cerrá la parte superior con un envoltorio transparente antes de poner la tapa. Con ello no solo evitarás que la pintura se derrame, sino que también será más fácil ver qué colores te han sobrado.