Usá un solo tono de hueso fresco

Optimizá la luz natural del ambiente con un blanco nacarado sereno.

Pintá las paredes y la carpintería en tonos perlados para crear un espacio sereno que reanime y reconforte.