"Estoy a punto de volver a pintar las paredes. ¿Cómo puedo asegurarme de que lo hago bien?"

Una mano de pintura es una forma sencilla y asequible de actualizar una habitación al instante. Pero según una encuesta de AkzoNobel {*}, aproximadamente una de cada 10 personas dicen que han desistido porque no saben por dónde empezar.

Nuestra útil lista de comprobación con consejos de decoración te permite tener a tu alcance todas las herramientas y los trucos que necesitás para poner en práctica tus ideas de diseño de interiores y lograr un acabado de aspecto profesional, tanto si sos un pintor primerizo o un decorador habitual.

Antes de empezar a pintar, tendrás que manejar un montón de herramientas.

Necesitarás

  • Una lata de pintura del color que elijas
  • Un rodillo y una bandeja de pintura
  • Pinceles de pintura, uno de tamaño medio y uno pequeño
  • Un palo para mezclar
  • Cinta de enmascarar
  • Telas, sábanas o plástico (para cubrir los muebles o accesorios)
  • Paños absorbentes (para limpiar el polvo de las paredes y limpiar los derrames)
  • Una escalera de mano (para acceder a los lugares de difícil acceso)
  • Un poco de disolvente (para limpiar las gotas de pintura accidentales)
La aplicación Inca Visualizer te permite probar diferentes tonalidades de pintura antes de agarrar el pincel.

1. Elegí tu pintura

El color de las paredes tiene gran impacto en el aspecto y la sensación global de una habitación, así que es importante elegirlo bien. Si te cuesta elegir el color, usá la aplicación Inca Visualizer para obtener una imagen al instante del color en la pared y probar diferentes tonalidades antes de agarrar un pincel.

Cuando hayas encontrado la tonalidad perfecta, utilizá el calculador de pintura Inca para calcular la cantidad exacta que comprar.

Cubrí los enchufes, los marcos de las ventanas, los huecos, los pomos de las puertas y cualquier cosa que no quieras pintar con cinta de enmascarar.

2. Usá la cinta de enmascarar

Cubrí los enchufes, los marcos de las ventanas, los huecos, los pomos de las puertas y cualquier cosa que no quieras pintar con cinta de enmascarar. Asegurate de que la colocás en una línea recta y pulcra para que los bordes de la pintura sean igualmente pulcros.

Si no tenés espacio para retirar todos los muebles de la habitación, cubrilos con telas o sábanas de plástico.

3. Protección

Suele ser buena idea retirar todos los muebles de la habitación, pero si no tenés espacio para hacerlo, cubrilos con telas, sábanas o plástico. Las bolsas de basura de plástico son una opción barata y sencilla para proteger objetos, como apliques de iluminación.

Deberías colocar siempre un trapo en el suelo en la zona que estás pintando, preferiblemente fijándolo con cinta. Las gotas de pintura tienen tendencia a colarse hasta el suelo, independientemente del cuidado que pongas, así que es mejor prevenir que curar.

Para lograr un acabado ultraliso, es fundamental que limpies el polvo de las paredes antes de empezar a pintar.

4. Limpiá el polvo de las paredes

Para lograr un acabado ultraliso, es fundamental que limpies el polvo de las paredes antes de empezar a pintar. Normalmente es suficiente con pasar un paño seco. Tené cuidado especial en las esquinas superiores de la habitación, porque puede haber telas de araña.

Puede ser también un buen momento para lijar imperfecciones y retirar puntas o tornillos antiguos de las paredes, rellenando los huecos con Enduido Incaplast.

Dejá que la primera mano se seque, y si lo necesitás, dale otra. Quizá necesites una tercera mano si buscás un cambio de color radical.

5. Empezá a pintar

Normalmente no es necesario utilizar un fijador en las paredes que ya se han pintado, así que es el momento de abrir la lata de pintura.

Remové la pintura con un palo o mezclador y verté un poco en la bandeja del rodillo. Usá el pincel de tamaño medio para pintar los 10 cm de los extremos de las paredes superando los bordes de la cinta de enmascarar. Usá el rodillo para pintar lo demás. La clave para lograr un acabado uniforme y liso es no sobrecargar de pintura el pincel ni el rodillo.

Dejá que la primera mano se seque, y si lo necesitás, dale otra. Quizá necesites una tercera mano si buscás un cambio de color pintando con colores intensos. También podés aplicar una mano de fondo de Optimizador de Color Inca, para ahorrar manos de pintura con colores intensos,

Cuando la pintura esté casi seca, retirá con cuidado la cinta de enmascarar.

6. Retirá la cinta

Cuando la pintura esté casi seca, retirá la cinta de enmascarar. Si esperás a que la pintura esté completamente seca, te arriesgás a arrancar secciones de pintura con la cinta. Si esto sucede, siempre podés hacer retoques con el pincel pequeño.

¡Y ya está! Ahora tenés un conjunto de paredes lisas y perfectamente igualadas.

7. Alejate un poco y admirá tu obra

¡Y ya está! Ahora tenés un conjunto de paredes lisas y perfectamente igualadas a la espera de formar el color de fondo de tu nuevo esquema de decoración.

Consejo especial

Cuando usés el rodillo, pintá con movimientos en forma de V o W en vez de pinceladas hacia arriba y hacia abajo o de un lado a otro. Así conseguirás un acabado uniforme y sin marcas.