"Me encanta mi departamento sin paredes interiores, pero todas las áreas comunes parecen un poco aburridas y monótonas. ¿Cómo puedo usar el color para darles un poco de personalidad?"

Las casas sin paredes interiores son muy representativas de la vida moderna, y es fácil ver por qué. Las áreas comunes sin paredes interiores son sociales, ligeras y abiertas, y aprovechan hasta el último centímetro del espacio disponible.

Sin embargo, sin una decoración cuidadosa, pueden provocar una sensación cavernosa y caótica, o lo que es peor, carente de alma.

Aquí tenés unos cuantos consejos fáciles y asequibles para dar forma a tus áreas comunes sin paredes interiores con solo una mano de pintura y un lugar para el pensamiento creativo.

La clave para crear un espacio de planta libre sin paredes interiores es la división correcta por zonas. En otras palabras, debés decidir las funciones de las diferentes áreas del espacio y luego decorar en consecuencia.

1. Divide y vencerás

La clave para crear un espacio común sin paredes interiores es la división correcta por zonas. En otras palabras, debés decidir las funciones de las diferentes áreas del espacio y luego decorar en consecuencia.

Podés, por ejemplo, crear diferentes áreas para comer, cocinar, relajarte, entretenerte y trabajar, cada una de ellas con sus propios requisitos específicos y su atmósfera.

Podés usar muebles y telas para identificar esos espacios diferentes, pero la forma más eficaz y asequible de crear un orden en un espacio sin paredes interiores es diferenciar las áreas con varios colores.

¿Qué colores? Rojo Victoriano,Sol de Primavera

La forma más sencilla de crear un esquema sin paredes interiores armonioso es elegir uno o dos colores y emplear diferentes tonalidades de esos colores en todo el esquema.

2. Marcá el tono

La forma más sencilla de crear un esquema sin paredes interiores armonioso es elegir uno o dos colores y emplear diferentes tonalidades de esos colores en todo el esquema.

Por ejemplo, quizá quieras pintar las paredes de la cocina de gris pálido, y pasar a tonalidades más oscuras y dramáticas de verde en la zona de comedor y un verde más suave y relajante en el living.

Utilizar los mismos acentos de colores en todas las zonas es una forma inteligente de unificar el esquema, así que asegurate de que los almohadones hagan juego con los utensilios de cocina.

¿Qué colores?

Jardín Real,Botánico

Si te gusta atreverte un poco más con la decoración, optá por dos tonalidades en contraste y usalas para crear una división total entre las diferentes zonas.

3. Contraste creativo

Si te gusta atreverte un poco más con la decoración, optá por dos tonalidades en contraste y usalas para crear una división total entre las diferentes zonas.

Si pintás con tonos muy intensos, suele ser buena idea contrastarlos con un color de fondo neutro.

Podrías, por ejemplo, pintar la mayor parte de las paredes con un blanco nítido y usar un estimulante naranja en las paredes de la cocina, y después el azul en una pared detrás de un escritorio para identificar la oficina en el hogar.

¿Qué colores?

Horizonte,Lirio,Azul Firma

Si tu casa no tiene características arquitectónicas, no hay motivo por el que no puedas crear tus propias características solo con pintura.

4. Pensá de forma creativa

Si tu casa tiene divisiones arquitectónicas obvias entre las habitaciones, eso te ayudará a decidir dónde cambiar de un color a otro. Un área común puede colocarse cómodamente en la esquina, por ejemplo, y una cocina puede estar separada del resto del espacio mediante una hilera de unidades integradas.

Sin embargo, no hay motivo por el que no pudieras crear tus propias características solo con pintura. Podrías pintar el área que está alrededor de una obra de arte, crear un destello diagonal de color en una esquina de una pared o incluso pintar una franja ancha transversal en todas las paredes y el techo en el centro de una gran sala sin paredes interiores.

¿Qué colores?

Rey del Mar,Uva Verde

Consejo especial

Dividí el espacio sin paredes interiores con una biblioteca de doble lado, pintando un lado del color del esquema de ese lado de la sala y el otro para que haga juego con el esquema del lado contrario.